Saltar al contenido
Casetas Metálicas para Jardín

Cómo montar una caseta metálica de jardín

Montar una caseta metálica es una tarea relativamente sencilla, sin embargo, la cantidad de tornillos y piezas puede sorprendernos un poco. Hacerlo con la ayuda de alguien hará más simple el trabajo. Identificar y separar las partes, tener las herramientas necesarias, el equipo de seguridad y, porque no, un par de cervezas a la mano, es suficiente para montar nuestra caseta de exterior.

Mira este vídeo del Montaje de una Caseta de Jardín Metálica

https://www.youtube.com/watch?v=pEG4sy2RkMc

 

Antes de empezar a montar nuestro Cobertizo Metálico

Previo a montar tu cobertizo de almacenamiento, lo más importante es identificar el lugar donde será instalado y contar con una base adecuada para colocarla. Si aun no lo tienes listo, siempre puedes elegir entre las opciones de suelo para casetas disponibles en nuestro catalogo.

Una vez lista el área para nuestra caseta, es momento verificar que todas las piezas estén completas y no falte nada en la caja. El manual de instalación debe incluir el detalle de piezas y partes, así como las instrucciones para el montaje de tu caseta metálica. Aunque el proceso es similar en la mayoría de casetas de metal, algunos modelos pueden requerir de pasos específicos, detallados en su manual de instalación.

Las herramientas que no te deben faltar, son:

  • Atornillador eléctrico
  • Metro
  • Nivel de burbuja
  • Escuadra
  • Martillo
  • Martillo de goma
  • Cúter
  • Destornillador
montaje caseta galliv

Adicionalmente, no olvides lo siguiente:

  • Escalera
  • Guantes
  • Lentes protectores

Instrucciones de montaje para caseta metálica

Ya tenemos todo listo y es momento de ponernos manos a la obra. Puede que las partes de tu caseta metálica vengan recubierta con un plástico protector, si es así, retíralo antes de empezar, ya que luego será muy difícil hacerlo.

como hacer una caseta de chapa

Sigue las instrucciones que te envía el fabricante, lo primero que debemos instalar es el marco de la base de nuestro cobertizo.

  1. Coloca el marco de la base sobre la superficie a instalar, y ajusta los tornillos hasta que el marco quede completamente asegurado.
  2. Asegúrate de colocar el marco en el lugar exacto donde lo quieres instalar.
  3. Mide y marca la ubicación de los huecos para colocar los anclajes al suelo. Con tu taladro, realiza los huecos, coloca los tacos y asegura el marco a la base.
  4. Verifica que el marco este correctamente alineado, utilizando el nivel y la escuadra.
  5. Empieza por las dos planchas de chapa que forman una de las esquinas del frente, asegúralas primero a la base, y sigue asegurando los tornillos por todo el perfil de unión de las dos planchas.
  6. Repite este paso con la esquina opuesta.
  7. Arma el marco superior, asegúrate de colocar los soportes para ajustar las puertas de tu caseta. Fija este marco en la parte superior de las planchas.
  8. Una vez montado el frente, es hora de colocar las planchas de las paredes laterales. Ajustarlas con los tornillos.
  9. Termina de instalar la pared trasera, ajustando las esquinas como lo hiciste anteriormente.
  10. Instala el resto del marco superior, asegurándolo a las planchas de chapa.
  11. De acuerdo a las instrucciones, instala el marco de la puerta.
  12. Coloca las piezas que soportan el techo, asegurándolas al marco superior.
  13. Arma y coloca las bigas transversales, asegurándolas al marco superior y a las placas de soporte del techo.
  14. Para instalar el techo, debes hacerlo un lado a la vez. En este punto, utiliza la escalera para poder asegurar los tornillos que se ubican en la parte mas elevada del techo.
  15. Coloca los perfiles para el techo, ajustándolos con los tornillos indicados.
  16. Una vez terminado el techo, es hora de montar las puertas.
  17. Ensambla el marco de las puertas y asegura la plancha sobre esta.
  18. Coloca la agarradera y los soportes que irán en el riel.
  19. Para instalar la puerta, inclina levemente y asegura que esta ingresa en la riel superior.
  20. Ajusta, con los tornillos, la parte superior de la puerta a las piezas de la riel. Puedes utilizar un poco de grasa o aceite de cocina para lubricar y permitir un movimiento suave.

Hemos terminado. Tu caseta metálica está lista, ahora puedes llenarla con todas las herramientas que tengas, o darle el uso que más te guste. Recuerda que, dependiendo de tamaño, dependerá el tiempo que te tome terminar su montaje.

La Caseta Metálica ideal para tu Jardín

No te preocupes si aún no tienes tu caseta metálica, encuentra la tuya entre las mejores marcas que tenemos para ti, solo dale clic y elige el modelo que más te guste y adapte a tus necesidades de almacenamiento.

También puedes elegir entre los 3 modelos más vendidos.